jueves, 5 de mayo de 2011

CODORNIZ

En sus primeras semana de vida las pequeñas codornices ya son capaces de alimentarse solas, pero necesitan estar al calor: su temperatura ideas es de cuarenta grados centígrados.

Siempre han sido una pieza muy codiciada por los cazadores, ya que su carne es muy sabrosa. Viven en libertad en Europa, Asia y África, pero también pueden ser criadas en granjas. En las granjas son destinadas a la reproducción colocadas en pequeñas jaulas, en las que normalmente hay un macho y seis hembras. Pero en general los pequeños no naces en las jaulas, si no en compartimentos especiales con calefacción eléctrica, en los que los criadores dejan los huevos: son las incubadoras.

En las incubadoras los huevos están a la temperatura adecuada por la madre, como ocurre cuando viven en libertad.

Unos diecisiete días después de la puesta de los huevos ya están listas para venir al mundo: a penas nacen los pollos los criadores los sacan de la incubadora una pajarera con otras codornices recién nacidas. Ya están bastante desarrolladas y pueden alimentarse solas con la comida que les proporciona el criador, pero aún necesitan cuidados especiales.

En su primer mes de vida las pequeñas codornices necesitan, para crecer sin enfermar, mucho calor: en la primera semana la temperatura ambiente debe ser de cuarenta grados, en la segunda de treinta y cinco, en la tercera de treinta y en la cuarta de veinticinco: Para ello los criadores calientan el recinto con lámparas especiales de rayos infrarrojos, que desprenden mucho calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada